viernes, 2 de enero de 2009

Para la hija de Campanita



Hola Amigos, Feliz Año para todos!!!


Como se darán cuenta ando medio perezoza para escribir, un poco por falta de tiempo.


Les cuento que el 24 de diciembre me encontre con mi hija del corazón con quien llevabamos casi una decada sin vernos.


La vida y mi inmadurez nos alejo un poco, pero es mi deseo poder recuperar en parte este tiempo que no nos vimos.


En mi corazón sigue siendo aquella niña que llenaba de ternura mi alma y en la realidad es una mujercita excelente que sabe llevar adelante una familia y una vida religiosa que para quien la conocemos es muy sacrificada.


Los sufrimientos de su infancia fueron poco a poco quedando atrás, lejos de rencores, tal vez tenga nuevos, todos los tenemos, pero nunca vi alguien con tanta entereza para enfrentar situaciones dificiles y para superar con entusiasmo aquellos escollos que la vida supo ponerle como pruebas que una vez superadas, le forjaron su caracter.


Me siento orgullosa de su fuerza, de su temperamento, de la alegria que pone cuando hace las cosas, del amor que le brinda a sus hijas, a su familia de sangre y a su esposo. Me siento feliz de ver que ha crecido sin apartarse de sus metas, sin saltar etapas. Me siento contenta del cuidado y del amor de su marido.


Están juntos hace mucho y la diferencia de edad que entre ellos existe es invisible si medimos con la vara del amor... Esto no es magia, es compromiso, respeto, dar nuevas oportunidades ante algun error, es paciencia, es convicción de lo que se quiere en la vida.


Lo cierto es que hace casi diez años, una personita de trece años me enseño lo que es jugarse en la vida. Mientras que yo con mis casi cuarenta sigo a veces buscando a ciegas las riendas de mi destino.


La vida es maravillosa, no es nuestra edad cronologica la que nos determina como adultos sino el tener claro las metas que queremos conseguir y la intensidad con que luchamos por ellas.


Hoy mi unica hija (mujer) me sigue enseñando y espero algun día ser digna desde este título que hace muchos años nos pusimos. En estos días me pregunto si soy digna del afecto que me tiene.


A ella en particular quiero hacerle saber que acá estoy....siempre a su lado. Sos la persona más bella que conozco, por dentro y por fuera.


Que Dios te bendigan siempre.


LO MERECES.!!!!




PD. La imagen del cuadro me despierta las mismas sensaciones que esta niña despertaba en mi. El haber tenido a mis dos hijos varones me recordo a esta niña y en ese momento descubri que en parte ella me habia enseñado a amar como madre.


Lamento no haber tenido la experiencia de ahora, en aquellos años yo soñaba con llevarla a vivir conmigo, darle una educación, amor y un futuro. Fui egoista no supe escuchar lo que ella queria en realidad. Me senti mal cuando ella no cumplio mis expectativas y no lo supe manejar. Ahora se que amar a los hijos es escucharlos y guiarlos, no imponernos. Es amarlos, respetar sus decisiones y ejercer la autoridad de manera equilibrada. Es muy dificil, lo sé, pero en base a esta experiencia que les cuento aprendi que no hay nada en el mundo que valga mas que tener un vinculo con ellos.


A partir de hoy quiero que sepan que mis hijos son tres. Nadi, Manu y Balti. Me siento feliz por ellos. Dios me ilumine para acompañarlos y guiarlos siempre.

7 comentarios:

Ceci la que tropieza dijo...

Es bueno lo que contás, ambas van a ser más felices y a estar más armónicas si resuelven las cosas y pueden relacionarse. Feliz año y suerte en el rencuentro!!

nadiadeoxum dijo...

te quiero mucho

Martis dijo...

Hermoso como todo lo que escribes, te deje un saludo en mi blog, feliz año!!

Claudia dijo...

campanita, amiga... estoy celosa! jajajajaja

nadiadeoxum dijo...

claudia no te pongas celosa
los años y el tiempo que nosotras nos conocemos no lo cambian nada igual gracias por tus dedicatorias

Claudia dijo...

nadia la embarraste peor!!!!

Claudia dijo...

ahora en serio: sé que campanita te tiene un cariño muy especial, todo en ella es amor y sé cómo es, me da mucha felicidad que la acompañes , la quieras a ella y a sus campanitos, y que retribuyas enormemente su afecto.
besitos a las dos!